Saltar al contenido

¿Ayuda el yoga a la ansiedad?

Yoga para la ansiedad

Aunque lo han hecho, ni estudios, ni teorías son las más indicadas para contestar a esta pregunta. De hecho nadie mejor para contestarla que uno mismo. Si padeces de ansiedad sabes lo que es tener un sudor frío en las manos que te paraliza, una angustia y opresión en el pecho constante, mareos y terribles episodios de insomnio, problemas respiratorios… Y estos son solo unos cuantos de los muchos otros síntomas que padecen los que lidian con esta horrible enfermedad, tan extendida en nuestra sociedad.

Por esto mismo lo mejor es ponerle remedio de inmediato. En caso de haber detectado la ansiedad por uno mismo y en una etapa inicial tienes varias soluciones. Bien puedes acudir a un profesional que te trate con pastillas y terapias de shock realmente duras y desagradables o bien puedes optar por los remedios naturales.

yoga-y-ansiedad

En estos últimos entra el yoga. El deporte libera endorfinas suficientes como para mantener al cerebro “despistado” de sus preocupaciones y pensamientos negativos durante un rato y no existe mejor deporte para ello que el yoga ya que la base de este es la concentración en el “yo presente” y mediante el pranayama podemos mejorar cualquier problema respiratorio que podamos acusar.

La clave está en combinar el mantra “yo quiero, yo soy, yo estoy” por cada pensamiento de “tengo que… debería de… he de…” Aquietar la mente en el momento presente, como si meditásemos en activo ya que la meditación en pasivo para una persona con ansiedad, si tiene poca práctica o es aún iniciado, puede ser muy difícil y agobiante ya que la mente tardará más de lo normal en entrar en estado meditativo y el sujeto comenzará a pensar que es una pérdida de tiempo de manera que la práctica no surtiría efecto.

El Hatha Yoga es la modalidad que más se acopla para estos casos, no conlleva un movimiento excesivo de energía aunque permite que fluya sin presiones permitiéndonos abrir poco a poco los canales por los que se reparte.

RECOMENDADO  Bolas chinas terapéuticas y el suelo pélvico

Es bueno que tomemos en cuenta una frase que oí hace tiempo de un profesor de yoga que dice lo siguiente: “Si tienes tiempo, dedica todos los días 10 minutos al yoga. Si no tienes tiempo, dedica todos los días 20 minutos como mínimo.”

Tiempo hay, para todo y para lo que más tiene que haber es para nuestra salud.

Recomiendo poner en práctica durante 10 días esta frase, acompañemos la práctica con una dieta de tés e infusiones al final de una comida al día y con largos paseos a buen ritmo para mantener el cardio. Este estilo de vida puede mantenernos alejados de los médicos y de agresivas terapias con pastillas y antibióticos. De todas formas si es una ansiedad muy desarrollada y avanzada es bueno que consulte con su especialista.