Saltar al contenido

Ejercicios para la Escoliosis

Ejercicios para la Escoliosis

La escoliosis es una enfermedad que trata de una desviación anormal en forma de curva, en la columna vertebral, llegando a formar un “C” y hasta una “S”.

¿Tiene cura la escoliosis?

La persona que sufre de escoliosis, tiene la posibilidad de corregirla si esta se detecta a tiempo, y puede vivirse más tranquilo si con el tiempo no olvida su condición y se cuida correctamente.

Ejercicios

La mayoría de los casos de escoliosis, que son detectados a tiempo, tienen un excelente pronóstico de mejorar en principio con ejercicios especiales que trabajen el área de la columna.

En este artículo te contaremos algunos ejercicios que puedes realizar si has sido diagnosticado con Escoliosis, sin embargo, siempre recuerda coméntaselo antes a tu doctor, no todos los casos ni todas las personas somos iguales.

Natación

Si te diagnosticaron escoliosis, y le preguntaste a tu doctor “¿Qué puedo hacer?”, seguro que lo primero que te dijo fue: Práctica natación.

Nadar fortifica los músculos de la espalda ayudando a que esta se encamine, además, al estar en el agua, se produce un efecto de ligereza que minimiza la tensión de la columna.

Los estilos que más se recomiendan practicar serían los de espalda y crol, ya que no fuerzan ni doblan la columna tanto, mientras que, por el contrario, los estilos de mariposa y braza no se aconsejan tanto, porque estos, si fuerzan un poco el arco de la columna.

Nadar puede ser una excelente manera de aliviar la escoliosis, y, además, tiene montones de beneficios extras para la salud en general.

Si has sido recientemente diagnosticado con escoliosis, dirígete a una piscina, nada y si no sabes, búscate un instructor, pues este es un excelente ejercicio para la escoliosis.

Ejercicios varios

Sin embargo, aquellos ejercicios que se centren en el área de la columna y el fortalecimiento de la musculatura de la espalda, también sirven para mejorar los síntomas de la escoliosis, sobre todo si se combinan con natación, lo mejor de esta rutina es que puedes realizarla hasta en tu casa si no tienes ganas, ni te sientes como para salir a la calle.

RECOMENDADO  Beneficios del yoga para las varices

Estos ejercicios se pueden realizar entre 3 y 5 veces por semana, todo depende de cómo tú lo sientas en tu cuerpo y como tu doctor te lo recomiende, estos ejercicios lograran que aprendas a sentir mejor tu cuerpo y logres una mayor conexión entre tus problemas y tu cuerpo.

1er. Ejercicio

  1. En una barra o espaldar, te vas a suspender con las palmas de las manos hacia adelante, a la par de los hombros.
  2. La idea es estirarte según los grados que tenga tu escoliosis, por lo que la suspensión debe ser asimétrica.
  3. Debes tomar el espaldar con la mano y el pie derecho a una altura mayor que el izquierdo o viceversa, dependiendo de tu caso.

 2do. Ejercicio

  1. Con la espalda pegada al piso, las piernas suspendidas y flexionadas y las rodillas tan pegadas al vientre como puedas.
  2. El brazo derecho a un lado del cuerpo, y el brazo izquierdo extendido por arriba de la cabeza, alineada con el cuerpo.
  3. Vas a tratar de llevar ambas rodillas pegadas y flexionadas al lado izquierdo y que toque el piso.
  4. Luego vuelves a la primera posición.

3er. Ejercicio

  1. En cuatro patas, las manos con los dedos hacia adelante y separadas en paralelo con los hombros.
  2. Relaja la espalda, el tronco recto, y las rodillas al nivel de las caderas.
  3. El movimiento que vas a realizar para desplazarte será cruzado- mano derecha, pie izquierdo, por ejemplo- y las rodillas no se levantan del piso, por lo que vas deslizándote.

Comenta con tu doctor esta rutina sencilla y él te dirá si puedes realizarla, lo más seguro es que sí.

Si tu caso es más complicado –que no son muchos los de este tipo- los ejercicios no son suficientes, y podrías llegar a necesitar un corsé para corregir la postura o cirugía, dependiendo de la gravedad del caso.