Saltar al contenido

Cultivo propio y consumo responsable de cannabis

El Ganja Yoga es una actividad que ha cobrado fuerza en las principales ciudades de Canadá durante los últimos años. Dee Dussault, oriunda de Toronto, fue la primera persona en ofrecer este tipo de clases en 2009, concretamente en la sala de estar de su casa, en la capital de la provincia de Ontario. En 2017, Dussault publicó Ganja Yoga: A Practical Guide to Conscious Relaxation, Soothing Pain Relief, and Enlightened Self-Discovery. En el libro, la canadiense defiende las ventajas del cannabis en la práctica del yoga, ya que considera que mejora la relajación, conduce a un mayor desarrollo personal y despierta la conciencia espiritual.

El yoga y el cannabis son, en muchos aspectos, una pareja natural. Ambas actividades tienen muchas aplicaciones que se superponen. Por ejemplo, se pueden usar para reducir el estrés y aliviar el dolor. Al combinar estos efectos, el yoga y el cannabis se complementan a la perfección. La idea de consumir esta sustancia antes de practicar una disciplina física puede parecer contraria a la percepción que tienen algunas personas, especialmente para aquellas que no están familiarizadas con los efectos reales del cannabis debido a la desinformación y el tabú alrededor de esta planta. Aunque incluir el cannabis como parte de una rutina de ejercicios de yoga no es algo apto para todo el mundo, muchas personas que han probado el Ganja Yoga han descubierto de primera mano cómo el cannabis puede mejorar su práctica de yoga.

En España, el Código Penal no considera delito el consumo, la posesión y el cultivo de cannabis, siempre que sea para consumo propio y privado. El Tribunal Supremo fija en 100 gramos la posesión legal para el consumo personal. Cualquier persona puede cultivar cannabis para cultivo propio, principalmente gracias a los grow shop como Cogolandia.com. Desde armarios de cultivo hasta semillas autoflorecientes, estas tiendas especializadas cuentan con todo lo necesario para el cultivo, tanto de interior como de exterior. El uso del cannabis está cada vez más extendido en nuestro país, con más de tres millones de personas consumiéndolo habitualmente. Y es que el cannabis utilizado de forma responsable y moderada puede formar parte de un estilo de vida saludable y equilibrado. La clave está en el uso que se hace de la sustancia.

Principios de un consumo responsable

Como ocurre con la mayoría de las sustancias, el cannabis conlleva cierto riesgo. Por esta razón, el consumo responsable es fundamental para eliminar los posibles riesgos y daños derivados de los usos inadecuados e irresponsables de la sustancia. Es importante saber qué tipo de cannabis se está consumiendo. Por eso, siempre es recomendable optar por el cultivo propio con plantas autoflorecientes de fácil mantenimiento. Las semillas autoflorecientes no dependen de ningún ciclo de luz para florecer, y lo hacen de forma rápida y sin muchos cuidados, proporcionando cannabis de calidad.

El tetrahidrocannabinol (THC) es el compuesto químico psicoactivo predominante en el cannabis. Consumir altas cantidades de THC puede ser perjudicial, ya que suele dar más problema en el ámbito psicológico. Por este motivo, es conveniente comprar cannabidiol (CBD) online. A diferencia del THC, el CBD no tiene efectos psicoactivos, siendo la opción más segura para consumir el cannabis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.