Fundamentos para una práctica productiva de asanas de yoga

Antes de empezar   –    La importancia de la preparación

Como todo lo demás, una buena práctica de yoga también necesita una buena preparación y un entorno adecuado. Una buena preparación asegura una práctica de asanas integral y segura. Se puede observar que a menudo, muchos practicantes no obtienen resultados en la mayor parte de su práctica debido a negligencia de los siguientes, factores básicos pero importantes:

  1. Configuración de un entorno
    Un entorno adecuado juega un papel importante. Se puede tener un gran impacto en el cuerpo y la mente durante la asana que se practica. Puede hacer que la sesión sea fácil o difícil. Puede afectar a la respuesta del cuerpo en las asanas. También puede afectar la tensión y el estrés de los niveles del cuerpo. Los siguientes factores deben son importantes de observar:

Hora
Tradicionalmente asanas se practicaban ya sea en el Brahm om oorta (Anochecer) o en Sandhya (Amanecer). En estos períodos del día las energías en estos tiempos son tranquilas y las temperaturas son más suaves. Aunque el anochecer y el amanecer son ideales, en estos tiempos se puede practicar en el momento que no te encuentres cansado o con sueño. Otro factor importante es, que no se debe practicar asanas de yoga hasta dos horas después de las comidas principales.

Espacio
El espacio utilizado para la práctica de asanas es de gran importancia.
Lo ideal es que debe ser un espacio abierto, libre de la distracción y desorden. Has de tener suficiente espacio alrededor de la esterilla. Lo perfecto sería practicar yoga en un espacio abierto como un jardín o una playa. Siempre nos vamos a adaptar a nuestras posibilidades y nuestro clima. Lo excelente es que el espacio esté bien iluminado con luz natural y esté bien ventilado.

Temperatura
La temperatura del lugar afecta al cuerpo, así como la mente. Si hace demasiado frío los músculos no se calientan correctamente, no se relajan y mentalmente se vuelve aburrido y perezoso. Empujar el cuerpo en esta condición en gran medida aumenta las posibilidades de lesión o sobrecarga.
Con temperaturas  elevadas los músculos se relajan y uno tiende fácilmente a explorar
más allá de sus límites y su esfuerzo llevando a una posible lesión. Lo ideal sería que la temperatura de la habitación no sea demasiado caliente ni demasiado fría. En sencilla palabras, te tienes que sentir cómodo usando una camiseta sin que haga falta un ventilador o un suéter. Esto asegura
la temperatura ideal para la práctica de asanas de yoga.

Ropa
Tradicionalmente las asanas se utilizaba sólo un Kaupinam, un hilo rectangular de lino o algodón atado alrededor de las caderas y los genitales. Puedes usar ropa hecho con materiales naturales para que tu piel pueda respirar y transpirar libremente. La ropa no debe ser firme y no debe ser fabricada por cualquier material sintético.

 

  1. Estado físico
    En primer lugar, no deberías practicar asanas clasicas si sufres de una enfermedad grave. Tampoco si estás muy cansado o sufriendo fatiga. La práctica de asanas con fatiga puede resultar dañino para los músculos y esto a su vez conduce a una lesión. Sin embargo, los ejercicios ajustados y suaves pueden tener un efecto bueno en las personas que sufren de una enfermedad crónica o fatiga, con la supervisión de un profesor cualificado y adecuado.
    Las Asanas se debe practicar sólo con el estómago e intestinos vacíos. Si los intestinos tienen residuos (heces), la práctica de asanas puede conducir a la intoxicación del cuerpo, debido a la sobre-cocción de éstas. Tradicionalmente, se purifica el intestino con técnicas de limpieza como Basti o Enem antes de una práctica de asanas.

 

  1. Estado de ánimo
    De acuerdo con el Maharishi Patanjali, las asanas deben ser practicado con la mente libre de deseo, ansiedad, ira o miedo. La práctica de asanas cuando la mente está inestable, preocupada, agitada o molesta puede conducir a lesiones. Para una práctica fructífera debes tener un estado de calma y serenidad de la mente. Debes ser consciente de la meta de la práctica y el objetivo no debe ser la competencia, la aprobación o la mostración.

Doblar, pero no romper – Evitar lesiones

Contrariamente a la creencia común de que el yoga es seguro, en mi carrera de docente he visto demasiadas lesiones durante las clases de asanas. A veces, las lesiones ocurren debido a un profesor incompetente y, a veces, debido a los errores del propio practicante.
Durante la práctica de asanas los siguientes seis principios deben tenerse en cuenta en todo momento. Son esenciales para la salud y el bienestar sostenido que la práctica del yoga ha pertenecido. Sugiero que cada maestro de yoga o practicante, utilizarlos como base para una práctica de asanas saludable y beneficioso:

1. Principio de Diferencias Individuales

Cada mente es única, la respuesta física y mental de cada persona a la práctica del yoga es diferente. La motivación, la coordinación, el nivel de resistencia, el estado físico, el estado mental, así como el tipo de cuerpo varían depende la persona. Estos factores influyen en gran medida el efecto de la práctica de yoga en cada individuo.
Por lo tanto no hay una sola “línea” ideal de las asanas que todos deben seguir. Dicho de otra forma, no sirve lo mismo para todos.

2. Principio de sobrecarga
De acuerdo con este principio, la condición física del cuerpo mejora con la sobrecarga óptima. Por lo tanto, un practicante de yoga tiene que aplicar más tensión controlada en su cuerpo para poder crecer en su práctica. Esta sobrecarga puede ser aplicado a través de aumento de la duración de la pose o aumento de la complejidad de la asana.

3. Principio de progresión 

Este principio explica que existe un nivel óptimo de sobrecarga para cada persona. Si la sobrecarga es demasiado o con demasiado rapidez, hay una mayor posibilidad de lesión y la reducción de mejora. El principio de la progresión implica que el principio de la sobrecarga se debe aplicar progresivamente y con mucho cuidado. Si esto no es el caso, la posibilidad de sobre entrenamiento y de lesiones posteriores es alta.

4. Principio de Adaptación

De acuerdo con este principio, el cuerpo se adapta al aumento de duración o complejidad de asanas en una forma fisiológica predecible. Al repetir la práctica de asanas una y otra vez, el cuerpo se adapta a la sobrecarga. Si el practicante se siente cómodo con su práctica de yoga, tendrá que variar el programa para mantenerse alineado con el principio de sobrecarga si quiere mejorar la fuerza, la flexibilidad, el equilibrio y la estabilidad.

5. Principio de uso / desuso

“Úsalo o lo pierdes”, este principio explica que el cuerpo no se queda en una condición, estará mejorando o disminuyendo. Cada vez que se abandona la práctica de asanas, las ganancias en la fuerza, la flexibilidad, el equilibrio y la resistencia disminuyen. La sobrecarga debe adaptarse al uso y desuso del cuerpo. Así que cuando tomas un descanso de la práctica regular es necesario ajustar el nivel y empezar de nuevo lentamente.

6. Principio de Reposo

Con el descanso, le damos al cuerpo la oportunidad de romper la “respuesta de estrés” y asumir la “respuesta de relajación”.
Es importante recordar que el crecimiento ocurre durante el período de descanso. El tipo de frecuencia que el cuerpo necesita descansar depende del tipo de cuerpo, la salud y la forma de práctica. Así, la cantidad óptima de descanso varía de persona a persona.

Yogui Ram

Yogui Ram es el fundador, director y profersor más relevante de los Ashrams de Arhanta Yoga (India y Países Bajos). En los últimos 6 años ha capacitado a más de 800 estudiantes de todas partes del mundo, para convertirse en profesores de yoga.

1 Comment
  1. Reply
    dick Sep 2, 2016 at 2:32

    yogui buenas me ha gustado tu web es muy iinteresante la practica del yoga es algo que la mayoria de las personas deberia de aplicar en en su vida para llevar una vida mas sana a mi tambien me gusta el yoga lo practico y tambien escribo sobre el tema felicidades te comprto mi blog http://yoga-encasa.blogspot.com.co/

Leave a reply

CERRAR
Yogateca