Bolas chinas terapéuticas y el suelo pélvico

Para comenzar, vamos a explicar que son las bolas chinas, que por cierto puedes comprarlas en esta tienda online, buen precio y cómodamente en tu casa.

Normalmente se componen de dos bolas de peso ligero que la mujer se debe introducir en el lugar donde se colocan un tampón, por detrás del músculo pubococcígeo.

Esto tiene el fin de fortalecer el suelo pélvico, que puede debilitarse con el paso del tiempo, después de haber tenido un parto vaginal o de hacer deporte de manera incorrecta entre otras causas.

Algo que con frecuencia desconoce mucha gente, es que, a pesar de llamarse bolas chinas, realmente son japonesas.

¿Cómo se usan?

Lo primero que hay que hacer antes de usarlas por vez primera es esterilizarlas 10 minutos, debiendo introducirlas en agua hirviendo. Para que se mantengan limpias después de cada uso, hay que lavarlas con agua tibia y jabón neutro, además que cada cierto tiempo, lo mejor es volver a esterilizarlas con el mismo proceso que haríamos antes de usarlas por primera vez.

A la hora de realizar esta práctica, lo mejor es usar un lubricante para que se puede hacer cómodamente el ejercicio. Para esto, debe aplicarse en la primera bola, una pequeña cantidad de lubricante para así facilitar la introducción, que sería bastante parecida a colocarse un tampón.

Lo mejor es que el lubricante sea en base de agua, puesto que respeta el material del que están confeccionadas las bolas chinas.  Ahora os vamos a hablar del ejercicio Kegel. En solo 5 pasos os vamos a contar como se fortalece el perineo:

Hay que tener en cuenta de que estos pasos hay que hacerlos una vez se inserten las bolas chinas en el interior de la vagina.

  1. Se contraen los músculos vaginales en un periodo de tres o cuatro segundos, terminando con la relajación del músculo. Se deben hacer 10 repeticiones de contracción/relajación.
  2. Contracción y relajación rápida veinticinco veces. Aquí lo aconsejable es mantener el ritmo veloz, sin pararnos entre las repeticiones
  3. Sujetar con la vagina las bolas chinas por espacio de tres a cuatro segundos, después de ellos, hay que volver a relajar. Nuevamente repetir diez veces.
  4. Hay que expulsar las bolas por la vagina. Este gesto que realizamos hay que aguantarlo tres segundos para volver después a relajarse. Diez repeticiones de nuevo.
  5. Tienes que acariciar, sentir y tratar de abrazar con la vagina la bola de forma suave cada tres segundos, debiendo hacer pausas entre cada repetición a fin de relajar la musculatura. Diez repeticiones nuevamente.

Debemos dejar claro que al menos en las primeras sesiones que se haga este ejercicio, lo mejor es no pasar de los 15 minutos de práctica total.

Como en todo ejercicio que hagas, lo mejor es no empezar demasiado fuerte, hay que hacer las cosas progresivamente y de forma que sientas el ejercicio que realizas.

Más adelante puedes ir aumentando los minutos de ejercicio, pero sin pasar de la media hora. En las primeras semanas es recomendable hacer este trabajo en cuanto notemos una mayor firmeza.

La web de los amantes del Yoga

Nos gustaría saber lo que piensas

Leave a reply

Yogateca