Beneficios del yoga para la espalda

El yoga es una técnica antiquísima, proveniente de la India, utilizada a lo largo de milenios para combatir las causas del sufrimiento y permitir a los seres humanos conseguir lo que es suyo por derecho desde el nacimiento: un estado estable de felicidad.

Los antiguos maestros de esta ciencia sagrada, conocidos como rishis en la tradición yóguica, observaron que el sufrimiento en sus diversas modalidades proviene del hecho de que vivimos en un estado de fragmentación sujetos a diversas tendencias más o menos inconscientes que nos llevan a comportarnos así -lo que nos causamos daño a nosotros mismos y a nuestro entorno.

A través de la práctica del yoga podemos volvernos activamente conscientes del complejo sistema que somos: cuerpo y mente, surgidos de la misma esencia de toda la creación, y vinculados a través de cada acción, palabra y respiración con todo lo que nos rodea. Paso a paso vamos adquiriendo la libertad para actuar desde la totalidad de nuestro ser, sin seguir ligados por nuestros condicionamientos personales, familiares y culturales.

Diferentes tipos de dolores de espalda

Cada persona, cada individuo, tiene su propia flexibilidad y se deben respetar las limitaciones de cada uno.

El movimiento de la persona es posible gracias al aparato locomotor formado por: huesos, articulaciones y músculos; por lo tanto el movimiento está relacionado a la musculatura y flexibilidad. El sistema muscular, aporta elasticidad para que los huesos se muevan en el espacio pero la calidad y amplitud del movimiento no sólo dependen de la contracción y relajación muscular sino que influye la forma de los huesos y articulaciones, los ligamentos y tendones, órganos internos, algunas patologías específicas, el embarazo y la actitud del practicante.

El yoga es una técnica que contribuye a llevar una vida llena de salud y armonía.

El yoga ayuda a aquellas personas que sufren dolor de espalda.

En cuanto se practica yoga, aprendes a tomar conciencia del cuerpo, a estar en “Aquí y ahora” y ser consciente del movimiento de la columna vertebral.

Existen muchos tipos de dolor de espalda: Podríamos diferenciar entre los grupos de personas que se encontrarían por encima de los 50 años en adelante y adultos que están por debajo.

En los del primer grupo uno de los factores sería la artrosis. El envejecimiento de las articulaciones puede afectar a los huesos que pertenecen a la columna vertebral. La osteoporosis o carencia de calcio en los huesos puede producir dolor a nivel de la columna vertebral.

En los jóvenes, puede ser debido a luxación de ligamentos, escoliosis (desviación), inclinación de la columna adelante debido a malos hábitos posturales. Cuando se sufre reuma, también puede afectar a la columna.

Durante el periodo de gestación de la mujer, el sentido de la gravedad se modifica y para equilibrarse, tiende a ir hacia adelante sufriendo también dolor de espalda. La ciática es frecuente también en la embarazada.

Lo más importante es que el yoga ofrece diferentes remedios a estos diferentes tipos de dolencia ya que las asanas o posturas adaptan a cada persona. Hay asanas favorables para la región cervical, región dorsal, lumbar y la zona del sacrocoxis. Muchas posturas ayudan a estirar la columna, calmar los nervios pinzados, estirar y dar espacio y amplitud entre las vértebras y se obtiene mucho beneficio también a través de la respiración y relajación.

La web de los amantes del Yoga

1 Comment

Leave a reply

CERRAR
Yogateca