Saltar al contenido

¿Yoga y vacaciones son compatibles?

En vacaciones solemos abandonar nuestras rutinas diarias para viajar, disfrutar de nuevos destinos, conocer gente interesante y descubrir nuevas actividades. Este cambio de ritmo nos lleva muy a menudo a dejar nuestras esterillas de yoga en casa, con la idea de que durante esos días no podremos practicar.

Sin embargo, incluso en vacaciones, es posible establecer unas pautas de bienestar veraniegas y relajantes. Que le harán muy bien tanto a tu cuerpo como a tu mente. Piensa que en esos días que vas a tener para descansar, el yoga te aportará una dosis extra de calma y relax. Que sin dudas luego agradecerás.

Llévate tu esterilla

Tampoco es que ocupe tanto espacio y si está allí sentirás la tentación de usarlo. Hay opciones ultraligeras, pero en realidad cualquiera que te sea cómodo es útil. Si vas a hacer prácticas al aire libre recuerda llevar agua. No puedes permitirte deshidratarte y si evitas comprar botellines le harás un gran favor al medio ambiente.

Objetivos prácticos

Para que una meta sea alcanzable, no debe ser demasiado ambiciosa. Los imprevistos pueden ocurrir y si te alejan de tus objetivos, provocan frustración. Para evitar obstáculos, enfócate en el camino a seguir y disfruta recorriéndolo. No te pongas horarios estrictos e intenta que tu mente y tu cuerpo estén lo más relajados posible. El momento de practicar yoga llegará solo.

Usa Internet

Tu móvil, tu portátil o tu Tablet pueden ser tus grandes aliados a la hora de hacer yoga cuando te vas de vacaciones. Además de ver una película, revisar tus redes sociales o disfrutar de un juego de ruleta, puedes encontrar videos instructivos y orientativos de yoga. Y podrás verlos donde y cuando te apetezca.

Descubre lugares diferentes

No hay nada como descubrir espacios distintos en los cuales sentirse a gusto y practicar yoga. Además de relajar cuerpo y mente, podrás estar en contacto íntimo con la naturaleza. Solo debes respetar las normas de los sitios que visites, no olvidar practicar el turismo sostenible y dejar a tu paso solo la huella de tu pie.

Busca almas gemelas

La motivación es lo primero si queremos practicar yoga o cualquier otra disciplina. Y hay veces que apetece hacerlo en solitario y otras con buena compañía. Infórmate, porque especialmente en las playas suelen haber clases grupales que te ayudarán a practicarlo con regularidad. Y seguro que conocerás gente maravillosa.

Practica en familia

Si vas de vacaciones con tus hijos, tu pareja o amigos es buen momento para invitarlos a hacer yoga contigo. No fuerces a nadie. Simplemente deja fluir tu energía y que vean que te sienta bien esta práctica. Quizá por curiosidad o por acompañarte los demás se sumen a ti.

Sé feliz

Este debe ser el objetivo de tus vacaciones. Pasarlo bien, disfrutar de momentos diferentes de calma y relajación, desenchufar de problemas y obligaciones y ser feliz. Olvídate de las discusiones. No uses reloj. Y que la práctica del yoga te sea grata y edificante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.