Saltar al contenido

Yoga para una piel brillante: 5 posturas que pueden hacer maravillas

El yoga es célebre por su capacidad para combatir el estrés y fortalecer el cuerpo, pero ¿sabías que también puede beneficiar a tu cutis?

Si practicas yoga con regularidad, probablemente habrás notado los efectos del ejercicio en tu piel.  Mover el cuerpo es una medicina. Permite desintoxicar todos los órganos, aumenta la respiración, lubrica las articulaciones y fortalece los músculos. La respiración y el movimiento en el yoga pueden ayudar a equilibrar las hormonas y mover los desechos que se estancan en los intestinos. Todo ello conduce a una piel más sana y feliz. Puedes comprobar los beneficios en la piel con un dermatólogo. En España hay muchas clínicas de renombre, como Dermatología Dexeus u otras.

Además del yoga y el ejercicio, disfrutamos de rituales de autocuidado que se extienden al cuidado de la piel. Una mascarilla facial o una rutina rápida de cuidado de la piel por la mañana te animan a pasar un rato tranquilo centrándote en ti mismo. A continuación, te mostramos el poder del yoga para conseguir una piel radiante.

5 posturas de yoga para una piel sana

Los beneficios del yoga para la piel comienzan en la esterilla.

El yoga provoca vasodilatación (ampliación de los vasos sanguíneos), lo que conduce a un mayor flujo de sangre a la piel, proporcionándole más oxígeno y nutrientes, lo que se presta a un enrojecimiento cutáneo o ‘brillo’.

Puedes obtener más información acerca del cuidado de la piel en clínicas especializadas en dermatología, muchas de las cuales trabajan con las principales aseguradoras de salud, como por ejemplo, dermatología en Caser.

Tanto si se practica en casa como en el estudio, he aquí cinco posturas de yoga para conseguir un cutis resplandeciente.

Tadasana (postura de la montaña)

Con su enfoque en la respiración profunda y rítmica, esta sencilla postura de pie ayuda a aliviar el estrés y mejorar el flujo de oxígeno.

La entrada de más oxígeno a través de la respiración controlada ayuda al cuerpo a liberar toxinas dañinas y a mantener la piel sana y brillante.

Al aumentar la circulación sanguínea, la tadasana mejora el drenaje linfático, lo que aclara el cutis y reduce la hinchazón alrededor del área de los ojos.

Cómo hacer la postura de la montaña:

  • Ponte de pie cómodamente con los dedos gordos de los pies tocándose y los talones ligeramente separados
  • Presione las plantas de los pies contra el suelo y comprometa los muslos, atrayéndolos hacia dentro y hacia arriba.
  • Alarga el coxis hacia el suelo y mete la barriga
  • Manteniendo la barbilla paralela a la esterilla, lleve los hombros hacia atrás y hacia abajo
  • Suavice los ojos y la garganta y deje que los brazos cuelguen al lado del torso
  • Opcional: Levanta las manos en posición de oración frente a tu pecho
  • Cierre los ojos
  • Inhale y exhale profundamente durante 5 respiraciones

Uttanasana

Las inversiones son uno de los mejores ejercicios para llevar el flujo de sangre a la cara y aumentar el suministro de oxígeno a las células de la piel.

Cómo hacer Uttanasana:

  • Ponte en la postura de la montaña con las manos apoyadas en las caderas
  • Exhala lentamente e inclínate hacia delante desde las caderas (no desde la cintura)
  • Dobla las rodillas tanto como necesites para aliviar la tensión de la parte baja de la espalda
  • Deje que su cabeza cuelgue con fuerza
  • Si es posible, apoye las palmas de las manos en el suelo o en la parte posterior de los tobillos; si no, cruce los brazos por delante, sujetando los codos
  • Con cada inhalación, levante y alargue ligeramente el torso; tenga cuidado de no redondear la espalda
  • Inhale y exhale profundamente durante 5 respiraciones

Parivrtta Sukhasana

Un intestino sano es esencial para una piel sana. Las toxinas que no se eliminan del cuerpo suelen depositarse en el tejido graso adiposo y en la piel, lo que puede provocar acné, decoloración y acelerar el envejecimiento.

Parivrtta sukhasana es una torsión suave y sentada que ayuda a la digestión y a la eliminación de toxinas al aumentar la circulación y la energía en el estómago, el intestino delgado, el intestino grueso y el hígado.

Cómo hacer una torsión sentada sencilla:

  • Siéntese en el suelo con las piernas cruzadas (si sus caderas están tensas, puede necesitar un bloque)
  • Alinee la cabeza, el cuello y la columna vertebral y alargue el coxis hacia el suelo
  • Coloque la mano derecha en el suelo detrás de usted
  • Coloque la mano izquierda en la parte exterior de la rodilla derecha
  • Al exhalar, gire suavemente hacia la derecha y mire por encima del hombro derecho
  • En cada inhalación, alargue la columna vertebral; en cada exhalación, gire más profundamente
  • Practica esta postura durante 5 respiraciones y luego cambia de lado


Matsyasana (postura del pez)

Otra postura de yoga para mejorar la piel es la matsyasana, o postura del pez. Al estirar suavemente los músculos de la garganta, la postura del pez ayuda a limpiar las glándulas tiroides y paratiroides, manteniendo así las hormonas – y los problemas de la piel relacionados con las hormonas – bajo control. Además, la matsyasana tiene grandes beneficios contra el envejecimiento.

Esta postura da un buen estiramiento a los músculos de la cara y la garganta, lo que la convierte en uno de los ejercicios beneficiosos para reducir la apariencia de la papada.

Cómo hacer la postura del pez:

  • Túmbate boca arriba con las rodillas dobladas y los pies apoyados en el suelo
  • Levanta las caderas y mete las manos debajo de los glúteos, con las palmas hacia abajo
  • Apriete los antebrazos y los codos hacia el cuerpo.
  • Al inhalar, presione los antebrazos y los codos contra el suelo y arquee suavemente la espalda para levantar el torso y separarlo del suelo
  • Alargue la columna vertebral apretando los omóplatos y levantando el pecho.
  • Incline suavemente la cabeza hacia atrás, dejando que la coronilla se apoye en el suelo
  • Mantenga las piernas enérgicas
  • Inhala y exhala durante 5 respiraciones

Bhujangasana (Cobra)

Bhujangasana - Postura de la Cobra

El estrés es uno de los peores enemigos de la piel.

El estrés emocional afecta enormemente a las hormonas y a la piel. Cuando vives en armonía con el trabajo, los amigos y los compromisos, tu estrés se reduce y tu piel puede brillar.

La postura de la cobra ayuda a reducir la tensión, el estrés y la fatiga abriendo los pulmones y dando energía al cuerpo. Al disminuir el cortisol (la “hormona del estrés”) y reducir el estrés oxidativo, el yoga ayuda a minimizar y prevenir los signos visibles del envejecimiento de la piel provocados por la deshidratación y la pérdida de elasticidad.

Cómo hacer la postura de la cobra:

  • Túmbate sobre el vientre
  • Estira las piernas hacia atrás con las rodillas tocándose y la parte superior de los pies apoyada en el suelo
  • Extiende las manos en el suelo bajo los hombros y aprieta los codos hacia los lados
  • Apoye los pies y los muslos en el suelo
  • Al inhalar, estire los brazos para empujar el pecho hacia delante y levantarlo del suelo
  • Gire lentamente los hombros hacia atrás y lejos de las orejas para alargar el cuello
  • Mantenga la postura durante 5 respiraciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *