Saltar al contenido

¿Qué hacer y a quién acudir en caso de ser víctima de negligencia durante el parto?

Las demandas por mala praxis buscan ayudar a los afectados a superar los daños causados, además de ofrecer una sanción ejemplar para el o los responsables. Esto último obliga a los centros y aseguradoras a tomar medidas más fuertes para evitar que estos errores se repitan.

No existe alegría más grande que esperar la llegada de un nuevo miembro a la familia, pero no siempre la historia tiene un final feliz. Algunas veces los fallos durante la atención médica en el parto pueden afectar a la salud del bebé o de la madre, causando sufrimiento a una familia o dejando secuelas graves. 

Quienes pasan por episodios de negligencia médica, muchas veces no saben qué acción tomar o cómo reclamar por sus derechos. Lo más adecuado es acudir a abogados especializados que sepan gestionar situaciones tan difíciles y que implican, tanto aspectos legales como técnicos. En España, el abogado más destacado en el área es el Rafael Martín Bueno, reconocido por haber obtenido la indemnización más elevada por un caso de negligencia en un parto.

¿Qué tipo de casos atiende?  

Cuando se habla de casos de negligencias médicas en partos se refiere a situaciones en las cuales el bebé o la madre sufrieron lesiones de algún tipo, derivadas de acciones atribuibles a la mala praxis del personal sanitario. 

La afectación puede ocurrir, tanto en el momento del alumbramiento, como al exceder el tiempo de acción, por mal diagnóstico o detección errónea, así como por fallos en el control del postparto. Un abogado experto puede ayudar a determinar si realmente se está ante un caso de mala praxis y también puede ayudar a cuantificar la indemnización que corresponde reclamar.

Las demandas por negligencias médicas que se presentan con más frecuencia, son: empleo inadecuado de fórceps o ventosa obstétrica durante el parto, retardar la ejecución de una cesárea en casos en los que esté comprometida la salud del bebé o la madre, fallos en el seguimiento del tiempo de gestación, sobre todo al momento de diagnosticar potenciales complicaciones.

Lesiones por falta de oxígeno

Entre los más complejos está la hipoxia fetal, que se da cuando el neonato sufre algún tipo de lesión, al no garantizar que en un determinado momento reciba el oxígeno que requiere para el cerebro, el tejido o la sangre.

Las consecuencias de la asfixia intraparto (hipoxia o encefalopatía hipóxica isquémica) puede ocasionar daño cerebral, que puede ir de leve, a moderado y grave. Las lesiones pueden ser a corto  y medio plazo, e incluso permanentes; en algunas ocasiones pueden ser fatales.

Los casos de hipoxia no son muy comunes, se dan entre un 1 y un 3% del total de nacimientos en el mundo, no obstante, se tratan de casos con afectación considerable. Muchos de los niños que sufren hipoxia fetal, desarrollan trastornos emocionales y del comportamiento durante su vida, que pueden llevar a ser consideradas discapacidad o limitaciones para una vida normal. 

Entre los problemas emocionales que puede generar la asfixia fetal están: depresión, hiperactividad, ansiedad, desafíos relacionados con la atención, trastorno del espectro autista (TEA), entre otros.

No dejar pasar la negligencia

Los errores médicos que causan problemas de este tipo no se pueden dejar pasar sin tomar acciones contundentes con la parte responsable. Nadie quiere sacar lucro a expensas de un ser querido, sin embargo, los daños por falta de oxígeno en el bebé, en muchos casos, implica la necesidad de invertir recursos en tratamientos, terapias y medicamentos para que tenga una vida normal. 

Las lesiones severas ocasionadas por hipoxia pueden generar alguna discapacidad permanente o necesitar atención médica constante. Un abogado experto en negligencias medicas ayudará a obtener el dinero para costear los gastos con el fin de ofrecerle al pequeño un proceso de recuperación o desarrollo más confortable.

El bufete de Rafael Martin Bueno lleva más de 20 años especializándose en casos de Derecho sanitario con mucho éxito. Cuenta con un equipo de profesionales que se esfuerzan por conseguir indemnizaciones en los casos de mala praxis durante la atención ginecobstétrica, de forma que quizás es el único despacho exclusivamente dedicado a esta tarea.

Rafael Martín Bueno fue premiado por la asociación Premios de Ley, como el mejor abogado en derecho médico-sanitario de España en 2019. En su despacho cuenta con abogados expertos en negligencias y peritos médicos altamente cualificados para demostrar los casos de lesiones generadas por hipoxia perinatal, para conseguir acuerdos y ganar demandas contra centros de atención públicos o privados, así como aseguradoras. 

Cada caso es tratado teniendo en consideración a las familias afectadas y buscando aspectos fundamentales: reparar el daño emocional, ayudar a cubrir gastos médicos derivados de la negligencia y establecer una acción ejemplar para que se disminuyan los errores en la atención durante el parto.

Casos emblemáticos

Una muestra de lo que los abogados negligencias medicas son capaces de conseguir es la gran cantidad de demandas ganadas por el bufete de Rafael Martín Bueno. La más relevante fue el caso por parálisis cerebral cuyo juicio culminó en 2017, en el que obtuvo 3.900.000 € de indemnización, que es el importe más alto por un caso de negligencia médica en un parto.

En este caso se comprobó la responsabilidad de la aseguradora en el daño que sufrió el pequeño. El tribunal consideró el perjuicio causado a los padres del bebé, los gastos médicos y las terapias que debían efectuarse al niño, así como el hecho de que sufriera secuelas físicas e incapacidad permanente absoluta, lo que implicaba adecuar vivienda y vehículo para su alojamiento y los traslados, así como atención constante.

En la web del bufete se hace referencia a otros casos en los que se obtuvieron indemnizaciones de dos millones y medio de euros por secuelas fetales en un parto; uno por 1.700.000 euros que se debió pagar por dejar a una mujer en estado vegetativo, entre otros ejemplos.

Son situaciones sensibles que afectan a la vida de una persona de manera significativa. El dinero obtenido por las indemnizaciones sirve en muchos casos para ayudar a los pacientes a recuperarse o garantizar sus cuidados, en caso de quedar incapacitados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.