Saltar al contenido

¿Qué es y en qué consiste la donación de óvulos?

La donación de óvulos es un proceso en el que una mujer fértil dona un óvulo, o un ovocito, a otra mujer para ayudarla a concebir. Forma parte de la medicina de la reproducción asistida.

El procedimiento suele consistir en que un médico extraiga uno o varios óvulos de la donante, los fecunde en un laboratorio y transfiera los embriones resultantes al útero de la receptora. Los médicos lo hacen mediante un procedimiento de fecundación in vitro (FIV).

A veces, los especialistas del centro pueden congelar algunos o todos los embriones para implantarlos posteriormente en pacientes receptoras.

La donación de óvulos suele beneficiar a las mujeres que no pueden utilizar sus propios óvulos por diversos motivos, como el fallo ovárico, evitar anomalías congénitas en el feto o la edad avanzada.

Puedes donar óvulos en Barcelona, Madrid, Valencia y la mayoría de ciudades españolas. Busca e infórmate en las clínicas especializadas de tu ciudad.

¿En qué consiste?

Según la legislación española, las donantes de óvulos deben ser mujeres mayores de edad, menores de 35 años, con un estado de salud físico y mental adecuado y sin factores de riesgo genético ni enfermedades infecciosas.

Además de estos requisitos, generalmente las donantes de óvulos deben someterse a un proceso de selección que consiste en un examen ginecológico general y a un completo panel hormonal y estudio genético para asegurar que son candidatas apropiadas para la estimulación   folicular y que el procedimiento no las pondrá en riesgo.

Las donantes deben seguir una serie de protocolos de estimulación folicular y cumplir ciertas pautas para que pueda efectuarse la extracción de ovocitos para la FIV .

Qué esperar

Los especialistas del centro de fertilidad llevarán a cabo un intenso proceso de selección para encontrar una donante adecuada y realizarán cuidadosamente los trámites legales.

Antes de iniciar el procedimiento, la mayoría de las donantes tendrán que tomar una medicación que interrumpe su ciclo menstrual normal.

Los efectos secundarios de esta medicación podrían ser

  • sofocos
  • dolor de cabeza
  • fatiga
  • dolores corporales

A continuación, la donante tomará una serie de medicamentos para la fertilidad que estimulan los ovarios para que produzcan varios óvulos a la vez. Las donantes deberán auto administrarse esta medicación inyectándola bajo la piel o en un músculo, siempre siguiendo las indicaciones y el seguimiento del equipo médico de la clínica.

Algunas mujeres pueden experimentar efectos secundarios leves, como hematomas en el lugar de la inyección, cambios de humor y sensibilidad en los pechos. En raras ocasiones, una mujer puede desarrollar un síndrome de hiperestimulación ovárica grave (SHO), aproximadamente en un 2% de los casos. Esto ocurre cuando se desarrollan demasiados óvulos en los ovarios. Las mujeres que desarrollan el síndrome de hiperestimulación ovárica pueden requerir hospitalización en los casos más extremos y menos frecuentes.

Las donantes corren el riesgo de quedarse embarazadas antes de que se extraigan los óvulos, por lo que es conveniente evitar las relaciones sexuales o utilizar un anticonceptivo de barrera, como el preservativo.

A lo largo del ciclo de donación, la donante se someterá a frecuentes análisis de sangre y ecografías para controlar sus reacciones a los medicamentos.

Durante la extracción

Poco antes de la extracción de los óvulos, la donante recibirá una última inyección como preparación para el procedimiento.

El médico realizará una aspiración ovárica transvaginal para extraer los óvulos de los ovarios de la donante. Introducirá una sonda de ultrasonido en la vagina y utilizará una aguja para extraer el óvulo de cada folículo.

Durante el procedimiento, que dura unos 30 minutos, el médico puede administrar a la donante analgésicos, sedantes o anestesia.

Como se trata de un procedimiento menor, la donante no tendrá que pasar la noche en la clínica o el hospital.

Después de la donación

Algunas mujeres necesitan varios días de reposo para recuperarse de la aspiración ovárica transvaginal. Otras vuelven a sus actividades normales al día siguiente.

Algunos programas ofrecen cuidados posteriores a las donantes, pero otros no. Como el proceso de donación de óvulos puede tener un impacto psicológico, las clínicas tienen previsto en su protocolo la posibilidad de ser seguidas por el equipo de psicología del centro.

Riesgos y efectos secundarios

Los riesgos de la donación de óvulos son relativamente bajos. Los procedimientos y la medicación para las donantes de óvulos son los mismos que para las mujeres que utilizan sus propios óvulos en el proceso de FIV y conllevan el mismo nivel de riesgo.

El uso de anestesia conlleva un pequeño riesgo durante el proceso de extracción de óvulos, pero los problemas graves son poco frecuentes.

Algunas mujeres pueden sufrir una hemorragia cuando el médico introduce la aguja en el ovario. En raras ocasiones, pueden producirse daños en el intestino, la vejiga o los vasos sanguíneos cercanos. Sin embargo, es poco probable que se produzcan daños graves o hemorragias severas.

También puede producirse una infección tras la extracción de los óvulos. El médico puede recetar antibióticos para prevenirla.

A veces, los fármacos que el médico prescribe para promover la ovulación en una donante de óvulos pueden causar el síndrome de hiperestimulación ovárica, que puede ser leve, moderado o grave. En todos los casos, hay que consultar al médico.

Los casos graves pueden requerir hospitalización, con síntomas que incluyen

  • dificultad para respirar
  • aumento rápido de peso
  • dolor de estómago
  • vómitos

¿Quién puede ser donante de óvulos?

Hay varios factores que pueden afectar a la capacidad de una mujer para donar óvulos.

Estos factores aumentan la probabilidad de éxito del embarazo y reducen el riesgo de anomalías congénitas.

Por lo general, las donantes tienen entre 21 y 35 años de edad. Las mujeres de este grupo de edad suelen responder mejor a los fármacos para la fertilidad y suelen tener una mayor calidad y cantidad de óvulos.

Las donantes deben estar libres de infecciones, como el VIH y la hepatitis C. Además, no deben tener un alto riesgo de enfermedades genéticas, como las portadoras del gen de la fibrosis quística.

Las mujeres pueden no ser aptas para donar si tienen un alto riesgo de exposición al VIH u otras infecciones. Del mismo modo, es posible que una persona no pueda donar óvulos si no puede aportar un historial médico familiar detallado.

Algunos programas favorecen a las mujeres que ya han donado óvulos con éxito o han dado a luz.

Implicaciones legales para las donantes de óvulos

La donación de óvulos está regulada por la Ley 14/2006, de 14 de mayo, sobre técnicas de reproducción humana asistida, que establece que la donación debe realizarse de forma anónima y voluntaria, y debe ser informada y no remunerada, aunque la ley prevé una compensación resarcitoria como establece el artículo 3 del Real Decreto Ley 9/2014 de 4 de Julio.

Además, la Ley establece que el niño nacido tras la donación de óvulos nunca tendrá acceso a la identidad de la donante.

En España, la donación de óvulos es anónima. A través del anonimato, se protege la identidad de la donante y de la receptora de los óvulos. Toda esta información es confidencial y está protegida por el centro donde se realiza el tratamiento.

La receptora sólo conocerá al donante si hay algo que pueda tener relevancia clínica para su embarazo. También tendrá acceso a información relacionada con sus características físicas. Nunca podrá conocer ninguna información que pueda revelar su identidad.

Según la ley española, una donante de óvulos puede donar hasta un total de seis hijos.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.