Saltar al contenido

El yoga y la salud: dos caras de una misma moneda

Mantener una dinámica activa en la cotidianidad es fuente de bienestar tanto físico como mental. Al hacer ejercicio, evitamos que el sedentarismo derive en la atrofia de los músculos y los huesos, optimizando en el proceso las funciones vitales del sistema cardiorrespiratorio. Asimismo, es una buena forma de liberar la mente de malos pensamientos y renovar las energías. Por eso, conviene encontrar prácticas que nos motiven y nos apasionen, haciendo que nuestra rutina esté plagada de hábitos saludables. En este sentido, el yoga es uno de los ejercicios más populares y, antes de practicarlo, es necesario tener en cuenta determinados factores. 

No practiques yoga si sientes dolor

Muchas personas tienden a ignorar los dolores que sienten, pensando que son pasajeros y que se pueden ir con el simple hecho de hacer ejercicio. Sin embargo, este error puede agravar más si cabe la situación y, en lugar de cometer dicha temeridad, es mucho más apropiado solicitar una cita previa en algún hospital en Mallorca -o en cualquier otra ciudad en la que te encuentres-.

Tras dos años de pandemia sanitaria, la situación por fin se ha empezado a normalizar y los centros de salud vuelven a operar con normalidad. Durante este tiempo, fueron muchas las personas que sufrían problemas en los huesos, músculos o articulaciones; pero que, con tal de prevenir la Covid-19, prefirieron quedarse en casa. Por consiguiente, ahora es el momento perfecto para acudir a tu médico de confianza y realizarte las pruebas pertinentes.

No cumplir con esta labor puede derivar en severas lesiones. En consecuencia, si haciendo yoga o cualquier otra actividad deportiva padeces molestias, lo más aconsejable es que hagas una revisión. Una forma de salir de dudas y saber que, cada vez que comienzas una sesión de yoga, lo haces sin riesgo alguno para tu integridad física. Los hospitales ya funcionan con normalidad y toca volver a acostumbrarse a recurrir a ellos. 

Cómo beneficia el yoga a tu estado de salud

El yoga es una serie de ejercicios con una larga historia a sus espaldas y, tras su arrollador paso y desarrollo por oriente, ha llegado a occidente para quedarse. En este orden de ideas, si no padeces de lesiones o dolores, nada como ponerlo en práctica en tu propio hogar. Una actividad repleta de beneficios tanto para el cuerpo como para la mente.

El yoga se basa en gran medida en las técnicas de respiración, el equilibrio y los estiramientos. Por eso, se trata de un recurso clave para optimizar nuestro cuidado emocional, embriagándonos de una notable sensación de calma y serenidad. Unos ejercicios que liberan la mente de todos los agobios para reducir el estrés, tomar control de nuestras emociones y plantar cara a trastornos tan complejos como la depresión.

Ahora bien, el yoga también participa directamente en el cuidado de la salud física. Al incorporarlo a la rutina, este deporte mejora el sistema circulatorio, tonifica los músculos, minimiza los dolores crónicos, alivia las migrañas e incluso nos sirve para mejorar la calidad del sueño. Una serie de ventajas que nos harán sentir un nivel de calidad de vida incuestionable. 

Incorpora el yoga a tu rutina

Dados todos los beneficios que nos regala el yoga y siempre que desde el hospital nos hayan dado el visto bueno para practicarlo, resulta todo un acierto darle la bienvenida en nuestra rutina. Una forma de incorporar hábitos de vida saludables y así garantizar la integridad plena del organismo.

Hoy en día, como nosotros mismos evidenciamos, hay un amplio abanico de portales web, tutoriales y profesores que nos ayudan a practicar el yoga en el propio hogar. Con ellos, aprendemos todas las técnicas, posturas y ejercicios que nos harán disfrutar de las ventajas del yoga sin salir de casa.

Así pues, nos encontramos en un momento único para mantener esta dinámica activa y las excusas son cada vez menos creíbles. Por lo que es el momento de abandonar la vida sedentaria, ponerse en marcha y abrazar un estilo de vida que te hará disfrutar al máximo de tu cotidianidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.