¿Cómo curar las hemorroides?

Las hemorroides, también conocidas popularmente como almorranas, son uno de esos trastornos de la salud que, sin ser tan graves como otras enfermedades, sí pueden considerarse uno de los más molestos. Por eso, en este artículo vamos a abordar qué remedios existen, desde las curas naturales y la corrección de hábitos cotidianos hasta otros tipos de tratamiento de hemorroides basados en la cirugía, sin olvidar otras alternativas como la medicina tradicional.

Curas naturales y métodos no quirúrgicos

Un primer nivel de actuación contra las hemorroides es cambiar algunos hábitos cotidianos que pueden ayudar a la aparición de este trastorno. Por supuesto, habría que redoblar la higiene de la zona afectada, realizar una dieta de choque contra el estreñimiento o reducir el tiempo dedicado a estar sentado en el inodoro.

En la farmacia también se pueden encontrar cremas corticosteroides que alivian el dolor, así como otras que contienen lidocaína con el mismo efecto. Las cremas ablandadoras de heces también pueden ser un recurso para reducir el dolor cuando se va al baño. En cambio, si prefieres remedios naturales, puedes probar la efectividad de los baños de asiento con agua tibia y la aplicación de frío o de vinagre de manzana con un algodón.

Estos métodos pueden ser efectivos cuando la almorrana no es de excesiva gravedad (grado 1), por ejemplo cuando produce sangrados esporádicos y las molestias no suponen un trastorno grave de la vida diaria.

Tratamientos quirúrgicos

Si con estas primeras medidas el problema no disminuye, habrá que consultar a especialistas médicos para curar las hemorroides, especialmente si son de un grado severo (2, 3 o 4) y sobresalen de la línea dentada del conducto anal. El recurso último y de mayor envergadura es la cirugía, la llamada hemorroidectomía, que consiste en quitar las venas hinchadas que producen las hemorroides. Por tanto, se eliminan tejidos y requiere de ingreso hospitalario.

Existe también una nueva solución alternativa para curar las hemorroides, bastante indolora y menos complicada que la hemorroidectomía: es la conocida como la cirugía mínimamente invasiva. Se produce una mínima sutura y no se eliminan tejidos, favoreciendo una recuperación más rápida. Es un método de cirugía ambulatoria, es decir, que no requiere de ingreso hospitalario y el paciente puede reanudar su vida normal al día siguiente en la mayoría de los casos, mientras que la reincorporación al puesto de trabajo puede postergarse 2 o 3 días.

Medicina alternativa y tradicional

Como ocurre con numerosas enfermedades y trastornos, muchas son las personas que recurren a la medicina alternativa y tradicional en busca de soluciones a las hemorroides. Aunque no son métodos aprobados oficialmente por la medicina moderna, los pacientes pueden probar su efectividad, siempre con la seguridad de que no conlleven un riesgo para la salud.

Uno de los ejemplos más claros es la acupuntura. Esta medicina alternativa china, que también es empleada a menudo para reducir el dolor de numerosos problemas de salud, debe ser llevada a cabo por expertos profesionales, quienes tratarán de relajar el cuerpo y la mente del paciente mediante punciones en puntos específicos.

La web de los amantes del Yoga

Nos gustaría saber lo que piensas

Leave a reply

CERRAR
Yogateca