Beneficios para la salud de las bolas chinas

Seguro que has oído hablar más de una vez de las bolas chinas. Vamos a contarte más sobre ellas. ¿Me acompañas?

¿Qué son las bolas chinas?

Las bolas chinas, aunque muchas personas lo desconozcan no son una herramienta que proporcione placer sexual directo. Aunque después del famoso libro “50 sombras de Grey” las ventas de bolas chinas se hayan disparado, ni llevar un tampón lo proporciona ni tampoco llevar bolas chinas.

Una vez aclarado esto vamos allá con qué son realmente las bolas chinas. Las bolas chinas, bolas de geisha o también llamadas Ben Wa, no tienen su origen en China, sino en Japón. Consisten en un mecanismo que lo forman dos bolas que están unidas por un cordón, donde en su interior hay otra bolita más pequeña que choca contra las paredes de la bola que la contiene cuando al llevarlas colocas, la mujer las lleva puestas o en movimiento.

La vibración que produce el choque de esta bolita contra las paredes de la propia vagina, hace que se produzca una contracción involuntaria y continúa por parte de los músculos que la rodean, lo que hace que aumente la circulación sanguínea, la lubricación y el tono muscular.

Lo que parece demostrado es que el uso de manera continua de bolas chinas por parte de mujeres adultas y sanas es una gran ayuda para mejorar el tono de los músculos del suelo pélvico, aumentando así la irrigación sanguínea y la lubricación natural de la vagina, por lo que mejora de forma importante la calidad de las relaciones sexual, produciéndose más orgasmos y de mayor duración.

>> Puedes comprar tus bolas chinas en MundoErotico.es <<

Se puede disfrutar de un suelo pélvico tonificado y fortalecido que va a ayudar a evitar incontinencias urinarias y a que disminuyan los riesgos de prolapsos.

¿Cómo se utilizan?

Los beneficios que nos aporta el uso de bolas chinas, solo vas a poder conseguirlos llevándolas puestas, o para las menos afortunadas, intentando mantenerlas colocadas. El mecanismo que se basa en la vibración o choque de la pequeña bolita que contiene en su interior contra las paredes de la vagina es la que hace que aumente su tonicidad, lubricación e irrigación sanguínea, lo que hace que el tenerlas puestas y estar en movimiento se aumente el tono del suelo pélvico.

Si además de llevarlas puestas, hacemos una rutina de ejercicios de Kegel aumentará la fuerza de nuestros músculos de suelo pélvico exponencialmente.

Rutina de ejercicios de Kegel

Beneficios

Como hemos dicho antes, cualquier mujer adulta, sana y que tenga un mínimo de fortaleza en sus músculos de suelo pélvico puede usar bolas chinas y beneficiarse de sus efectos.

Se suele usar como terapia preventiva antes de que aparezcan los primeros problemas de disfunciones (incontinencias o prolapso) en las mujeres sanas que buscan fortalecer su suelo pélvico o entren en grupos de riesgo como algunos de los siguientes:

  • Ante la planificación de un embarazo
  • Después de uno o varios partos
  • Mujeres que padezcan sobrepeso
  • Mujeres que estén en la menopausia
  • Mujeres adultas que practiquen deportes de impacto (aerobic, tenis o running)

Además, es muy aconsejable en la terapia de mejora de los siguientes síntomas. Eso sí, consultando antes a un especialista sobre el tema:

  • Incontinencia urinaria de esfuerzo
  • Incontinencia urinaria mixta
  • Fortaleza del suelo pélvico después del parto una vez pasados los cuarenta años
  • Para tratar disfunciones sexuales, ya sea por falta de sensibilidad, disminución de intensidad del orgasmo, etc.

Debemos también tener en cuenta algunos casos, donde lo mejor es no usar bolas chinas:

  • Generalmente durante el embarazo no se recomienda su uso. En caso de que no sea un embarazo de riesgo, puedes consultar a tu ginecólogo sobre si es idóneo usarlas
  • No debes ni en la cuarentena ni en las primeras semanas de recuperación postparto, hasta que el ginecólogo de vía libre
  • En caso de que padezcas una infección vaginal o del tracto urinario
  • Si sientes dolor cuando las llevas puestas
  • En la menstruación junto con tampones absorbentes
  • En las relaciones sexuales en el momento de la penetración
  • En las seis semanas posteriores a una cirugía genitourinaria o pélvica

La web de los amantes del Yoga

Nos gustaría saber lo que piensas

Leave a reply

Yogateca